30 poemas de la vida cortos

Muchos poetas se han inspirado de la vida misma para hacer sus obras.

Y es que la vida brinda una serie de emociones que pueden ser hasta contradictorias, pero que merecen ser vividas en toda su intensidad y complejidad.

Grandes poemas sobre la vida (cortos)

Tristeza, alegría, esperanza, malestar. En fin, mejor dejemos que ellos mismos lo describan. A continuación encontrarás nuestra selección de los 30 mejores poemas de la vida.

1. Carpe Diem (Walt Whitman)

No dejes que termine sin haber crecido un poco,
sin haber sido un poco más feliz,
sin haber alimentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte que es casi un deber.
No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario…
No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía sí pueden cambiar el mundo… Somos seres, humanos, llenos de pasión.
La vida es desierto y también es oasis.
Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia…
Pero no dejes nunca de soñar,
porque sólo a través de sus sueños puede ser libre el hombre.
No caigas en el peor error, el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes… No traiciones tus creencias.
Todos necesitamos aceptación, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta el pánico que provoca tener la vida por delante…
Vívela intensamente, sin mediocridades.
Piensa que en ti está el futuro y en enfrentar tu tarea con orgullo,
impulso y sin miedo.
Aprende de quienes pueden enseñarte…
No permitas que la vida te pase por encima sin que la vivas
Comenzamos con un poema que tiene por título una locución latina que se traduce literalmente a “Disfruta el día”. Que habla sobre la dualidad de la vida. Siendo esta desde un desierto hasta un oasis, pero que de igual forma, no hay que resignarse a no vivir.

2. Lanzar los dados (Charles Bukowski)

Si vas a intentarlo, ve hasta el final.
De otra forma ni siquiera comiences.
Si vas a intentarlo, ve hasta el final.
Esto puede significar perder novias,
esposas,
parientes,
trabajos y,
quizá tu cordura.
Ve hasta el final.
Esto puede significar no comer por 3 o 4 días.
Esto puede significar congelarse en la banca de un parque.
Esto puede significar la cárcel.
Esto puede significar burlas, escarnios, soledad…
La soledad es un regalo.
Los demás son una prueba de tu insistencia, o
de cuánto quieres realmente hacerlo.
Y lo harás,
a pesar del rechazo y de las desventajas,
y será mejor que cualquier cosa que hayas imaginado.
Si vas a intentarlo, ve hasta el final.
No hay otro sentimiento como ese.
Estarás a solas con los dioses
y las noches se encenderán con fuego.
Hazlo, hazlo, hazlo.
Hazlo.
Hasta el final,
hasta el final.
Llevarás la vida directo a la perfecta carcajada.
Es la única buena lucha que hay
Este es un escrito realizado por uno de los mayores exponentes en lo que respecta a la literatura latinoamericana moderna. Que habla sobre los riesgos que hay que tomar en la vida, que hay que tomarlos hasta el final.

3. La vida es sueño (Pedro Calderón de la Barca)

Es verdad, pues: reprimamos
esta fiera condición,
esta furia, esta ambición,
por si alguna vez soñamos.

Y sí haremos, pues estamos
en mundo tan singular,
que el vivir sólo es soñar;
y la experiencia me enseña,
que el hombre que vive, sueña
lo que es, hasta despertar.
Sueña el rey que es rey, y vive
con este engaño mandando,
disponiendo y gobernando;
y este aplauso, que recibe
prestado, en el viento escribe
y en cenizas le convierte
la muerte (¡desdicha fuerte!):
¡que hay quien intente reinar
viendo que ha de despertar
en el sueño de la muerte!
Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.
Yo sueño que estoy aquí,
destas prisiones cargado;
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son”
Para este autor, la vida es tal y como lo define en el título de su poema. Pero de una manera positivista, puesto que uno puede vivir de sueños. Y soñar de lo que tiene en la vida.

4. Oda a la vida (Pablo Neruda)

La noche entera
con un hacha
me ha golpeado el dolor,
pero el sueño
pasó lavando como un agua oscura
piedras ensangrentadas.
Hoy de nuevo estoy vivo.
De nuevo
te levanto,
vida,
sobre mis hombros.

Oh vida, copa clara,
de pronto te llenas
de agua sucia,
de vino muerto,
de agonía, de pérdidas,
de sobrecogedoras telarañas,
y muchos creen
que ese color de infierno
guardarás para siempre.

No es cierto.

Pasa una noche lenta,
pasa un solo minuto
y todo cambia.
Se llena
de transparencia
la copa de la vida.
El trabajo espacioso
nos espera.
De un solo golpe nacen las palomas.
Se establece la luz sobre la tierra.

Vida, los pobres
poetas te creyeron amarga,
no salieron contigo
de la cama
con el viento del mundo.

Recibieron los golpes
sin buscarte,
se barrenaron
un agujero negro
y fueron sumergiéndose
en el luto
de un pozo solitario.

No es verdad, vida,
eres bella
como la que yo amo
y entre los senos tienes
olor a menta.

Vida ,
eres una máquina plena,
felicidad, sonido
de tormenta, ternura
de aceite delicado.

Vida,
eres como una viña:
atesoras la luz y la repartes
transformada en racimo.

El que de ti reniega
que espere
un minuto, una noche,
un año corto o largo,
que salga
de su soledad mentirosa,
que indague y luche, junte
sus manos a otras manos,
que no adopte ni halague
a la desdicha,
que la rechace dándole
forma de muro,
como a la piedra los picapedreros,
que corte la desdicha
y se haga con ella
pantalones.
La vida nos espera
a todos
los que amamos
el salvaje
olor a mar y menta
que tiene entre los senos
En este poema se realiza una alabanza a la vida misma. Puesto que se reconoce que, a pesar de los dolores y tragedias, se sigue estando vivo. Porque se suele definir que la vida es cruel, pero en realidad tiene gran belleza.

5. Invictus (William Hentley)

Más allá de la noche que me cubre,
negra como el abismo insondable,
doy gracias a los dioses que puedan existir
por mi alma inconquistable.
En la azarosas garras de las circunstancias
no he gemido ni llorado.
Sometido a los golpes del azar
mi cabeza sangra, pero está erguida.
Más allá de este lugar de ira y llantos
yace sino el horror de la sombra,
Y aún la amenaza de los años
me halla y me hallará sin temor.
No importa cuán estrecha sea la puerta,
cuán cargada de castigos la sentencia,
soy el amo de mi destino,
soy el capitán de mi alma

Otro poema que afirma agradecimientos por la existencia misma. A pesar de que se hayan vivido terrores, se sigue estando invicto de la lucha y de la vida que se ha tomado.

6. Ética (Yalal ad-Din Muhammad Rumi)

El Día de la Resurrección, Dios preguntará,
Durante esta estancia que te di en la tierra,
¿qué has producido para Mí?
¿Con qué trabajo llegaste al fin de tu vida?
¿En aras de qué comida consumiste tu fuerza?
¿En qué gastaste el brillo de tus ojos?
¿En qué disipaste tus cinco sentidos?
Usaste tus ojos, tus oídos y tu intelecto
y las sustancias celestiales sin adulterar,
¿y qué compraste de la tierra?
Te di manos y pies como pala y pico
para arar el campo de las obras buenas,
¿cuándo comenzaron a actuar por sí mismos?
Un pasaje corto que hace reflexionar lo que pasará después de la muerte, sobre el rumbo que se ha tomado en esta vida con todas las bendiciones que se han tenido con tan solo nacer.

7. No te rindas (Mario Benedetti)

No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,

Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas,

Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños

Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.
Un bello poema de este escritor latinoamericano. Que brinda unas palabras de esperanza para aquellas personas que creen que sus vidas han perdido el camino que siempre han querido. Por lo que les invita a no rendirse.

8. Canto de mí mismo XLVI (Walt Whitman)

Lo mejor del tiempo y del espacio es mío,
del tiempo y del espacio que nunca se han medido,
del tiempo y del espacio que nadie medirá.
Marcho por un camino perpetuo. (Escuchadme todos).
Mis señas son un capote de lluvia,
zapatos recios y un báculo que he cortado en el bosque.
Ningún amigo mío se sentará en mi silla.
Yo no tengo silla, ni iglesia, ni filosofía;
yo no conduzco a los hombres
ni al casino
ni a la biblioteca
ni a la Bolsa...
Los llevo hacia aquellas cumbres altas.
Mi mano izquierda te tomará por la cintura,
con la derecha te mostraré paisajes del continente y del camino abierto.
Nadie, ni yo, ni nadie, puede andar este camino por ti,
tú mismo has de recorrerlo.
No está lejos, está a tu alcance.
Tal vez estás en él sin saberlo, desde que naciste,
acaso lo encuentres de improviso en la tierra o en el mar.
Echate el hato al hombro,
yo cargaré con el mío... Vámonos.
Ciudades magníficas y naciones libres hallaremos en nuestra ruta.
Si te cansas, dame tu carga y apóyate en mi hombro.
Más tarde harás tú lo mismo por mí...
Porque una vez que partamos, ya no podremos detenernos.
Hoy, antes del alba, subí a la colina, miré los cielos apretados de luminarias
y le dije a mi espíritu: Cuando conozcamos todos estos mundos y el placer y la sabiduría de todas las cosas
que contienen, ¿estaremos ya tranquilos y satisfechos?
Y mi espíritu dijo:
No, ganaremos esas alturas sólo para continuar adelante.
Tú también me haces preguntas y yo te escucho.
Y te digo que no tengo respuesta,
que la respuesta has de encontrarla tú solo.
Siéntate un momento, hijo mío.
Aquí tienes pan, come,
y leche, bebe.
Pero después que hayas dormido y renovado tus vestidos, te besaré, te diré adiós y te abriré la puerta para que salgas de nuevo.
Largo tiempo has soñado sueños despreciables.
Ven, que te limpie los ojos...
y acostúmbrate ya al resplando de la luz.
Largo tiempo has chapoteado a la orilla, agarrado a un madero.
Ahora tienes que ser un nadador intrépido.
Aventúrate en alta mar, flota,
mírame confiado
y arremete contra la rola
En este poema, el autor pone como el narrador principal a su espíritu. Que lo invita a sí mismo para que tome las riendas de su vida, para que siga soñando y disfrutando de la propia existencia.

9. ¿Qué es la vida? (Patricio Aguilar)

¿Qué es la Vida?
La vida es una gota de rocío
al amanecer;
que se desvanece en el cielo
al mediodía.
Cae en lluvia al atardecer;
para fundirse con el mar
al anochecer
Otro autor que define brevemente lo que para él es la vida. Mencionando los pequeños detalles que es lo que realmente conforman lo que es la existencia misma.

10. El miedo global (Eduardo Galeano)

Los que trabajan tienen miedo de perder el trabajo.
Y los que no trabajan tienen miedo de no encontrar nunca trabajo.
Quien no tiene miedo al hambre, tiene miedo a la comida.
Los automovilistas tienen miedo a caminar y los peatones tienen miedo de ser atropellados.
La democracia tiene miedo de recordar y el lenguaje tiene miedo de decir.
Los civiles tienen miedo a los militares. Los militares tienen miedo a la falta de armas.
Las armas tienen miedo a la falta de guerra.
Es el tiempo del miedo.
Miedo de la mujer a la violencia del hombre y miedo del hombre a la mujer sin miedo.
Miedo a los ladrones y miedo a la policía.
Miedo a la puerta sin cerradura.
Al tiempo sin relojes.
Al niño sin televisión.
Miedo a la noche sin pastillas para dormir y a la mañana sin pastillas para despertar.
Miedo a la soledad y miedo a la multitud.
Miedo a lo que fue.
Miedo a lo que será.
Miedo de morir.
Miedo de vivir

En este escrito se manifiesta los miedos comunes que tienen las personas, que en realidad son simples miedos a vivir de verdad. Porque solamente se mencionan cosas que, al final, no tienen tanta importancia.

11. El amor después del amor (Derek Walcott)

Un tiempo vendrá
en el que, con gran alegría,
te saludarás a ti mismo,
al tú que llega a tu puerta,
al que ves en tu espejo
y cada uno sonreirá a la bienvenida del otro,
y dirá, siéntate aquí. Come.
Seguirás amando al extraño que fuiste tú mismo.
Ofrece vino, Ofrece pan. Devuelve tu amor
a ti mismo, al extraño que te amó
toda tu vida, a quien no has conocido
para conocer a otro corazón
que te conoce de memoria.
Recoge las cartas del escritorio,
las fotografías, las desesperadas líneas,
despega tu imagen del espejo.
Siéntate. Celebra tu vida

Esta reflexión habla sobre el proceso que va después de haber terminado con un amor. Que también conlleva un gesto de amor, pero hacia uno mismo. Invitando a la persona a celebrar su propia vida.

12. Poema atribuido (Borges de Don Herold)

Si pudiera vivir nuevamente mi vida,
en la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido,
de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos,
haría más viajes,
contemplaría más atardeceres,
subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares adonde nunca he ido,
comería más helados y menos habas,
tendría más problemas reales y menos imaginarios.
Yo fui una de esas personas que vivió sensata
y prolíficamente cada minuto de su vida;
claro que tuve momentos de alegría.
Pero si pudiera volver atrás trataría
de tener solamente buenos momentos.
Por si no lo saben, de eso está hecha la vida,
sólo de momentos; no te pierdas el ahora.
Yo era uno de esos que nunca
iban a ninguna parte sin un termómetro,
una bolsa de agua caliente,
un paraguas y un paracaídas;
si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.
Si pudiera volver a vivir
comenzaría a andar descalzo a principios
de la primavera
y seguiría descalzo hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita,
contemplaría más amaneceres,
y jugaría con más niños,
si tuviera otra vez vida por delante.
Pero ya ven, tengo 85 años…
y sé que me estoy muriendo

Este poeta habla de cómo la vida se trata de cometer errores y lanzarse hacia los riesgos. En otras palabras, de disfrutarla plenamente, sin cuidado y sin arrepentimiento, para no tener nada de qué pensar cuando se esté en los últimos días.

13. Tengo miedo de ti (Elías Nandino)

Tengo miedo de ti,
de mí,
del mundo, del aire,
del amor, de la sombra.
Tengo miedo de todo.
¡Tengo miedo del miedo!
Tengo miedo a caer
sin nombre,
sin memoria y sin cuerpo,
en la eternidad
del olvido y del silencio.

¿Para qué soy
si para siempre dejaré de serlo?

Por otro lado y, al contrario, este poeta refleja sobre una vida llena de temores a la misma. Por lo tanto, no se puede comparar con la verdadera dicha que es realmente vivir.

14. Nuestro miedo más profundo (Marianne Williamson)

Nuestro miedo más profundo no es el de ser inapropiados.
Nuestro miedo más profundo es el de ser poderosos más allá de toda medida.
Es nuestra luz, no nuestra oscuridad, lo que nos asusta.
Nos preguntamos: ¿Quién soy yo para ser brillante, precioso talentoso y fabuloso?
Más bien, la pregunta es: ¿Quién eres tú para no serlo?
Eres hijo del universo.
No hay nada iluminador en encogerte para que otras personas cerca de ti no se sientan inseguras.
Nacemos para poner de manifiesto la gloria del universo que está dentro de nosotros, como lo hacen los niños.
Has nacido para manifestar la gloria divina que existe en nuestro interior.
No está solamente en algunos de nosotros: Está dentro de todos y cada uno.
Y mientras dejamos lucir nuestra propia luz, inconscientemente damos permiso a otras personas para hacer lo mismo.
Y al liberarnos de nuestro miedo, nuestra presencia automáticamente libera a los demás

Ahora bien, aquí se reflexiona sobre el miedo más profundo de todas las personas. Aquel miedo que se traduce en una constante inseguridad, que no permite vivir. Pero también brinda un rayo de esperanza al lector, recordándole su propia existencia.

15. Perseguir la felicidad (Anónimo)

Perseguir la felicidad es la carrera de toda una vida, nunca es tarde para ser lo que te hubiera gustado ser. La vida es demasiado corta para despertar con remordimientos, por lo mismo cree en que todo pasa por alguna razón. Si te dan una segunda oportunidad, agárrala con ambas manos, si cambia tu vida, deja que cambie. Nadie dijo que la vida sería fácil, solo prometieron que valdría la pena vivirla

Muchos poetas estarán de acuerdo con el fin de la vida misma es mantenerse en una carrera constante en búsqueda de la felicidad. Que no promete que se haga más fácil, pero si hasta más interesante.

16. Ya está (Karmelo Iribarren)

Ya poseemos
casi todo
lo que nos iba
a hacer felices.
Puede decirse
que lo hemos
conseguido

Ya está.

Ahora solo
nos queda
comprobar
hasta qué punto
fuimos sinceros
con nosotros
mismos

Esta es una interesante reflexión, porque se habla de que ya se ha conseguido lo que supuestamente iba a ser feliz al poeta. Pero esto va totalmente al contrario de la creencia de que la vida no se trata de un final, sino de una búsqueda constante.

17. Un aviador irlandés prevé su muerte (William Butler)

Sé que en algún lugar entre las nubes
he de hallar mi destino;
no odio a quienes son mis enemigos,
no amo a quienes debo defender;
mi país es Kiltartan Cross,
mis paisanos los pobres de Kiltartan,
ningún posible fin ha de quitarle nada
o hacerles más felices de lo que eran.
Ni leyes ni deberes me ordenaron luchar,
ni estadistas ni masas entusiastas,
un solitario impulso de deleite
me empujó a este tumulto entre las nubes;
todo lo sopesé, de todo hice memoria,
los años por venir me parecieron
vano aliento,
vano aliento los años transcurridos
en igualdad con esta vida y esta muerte

Una reflexión sobre lo fugaz que puede ser la vida. Explicada en un breve poema que predice la pronta muerte del personaje.

18. La vida (Madre Teresa de Calcuta)

La vida es una oportunidad, aprovéchala,
la vida es belleza, admírala,
la vida es beatitud, saboréala,
la vida es un sueño, hazlo realidad.
La vida es un reto, afróntalo;
la vida es un juego, juégalo,
la vida es preciosa, cuídala;
la vida es riqueza, consérvala;
la vida es un misterio, descúbrelo.
La vida es una promesa, cúmplela;
la vida es amor, gózalo;
la vida es tristeza, supérala;
la vida es un himno, cántalo;
la vida es una tragedia, domínala.
La vida es aventura, vívela;
la vida es felicidad, merécela;
la vida es vida, defiéndela

Algunas breves definiciones sobre la vida y lo que se debe hacer con respecto a ello. Cabe destacar que se mencionan tanto cosas positivas como negativas. Siendo el punto principal el adaptarse a cada una de ellas.

19. Bien pudiera ser (Alfonsina Storni)

Pudiera ser que todo lo que en verso he sentido
No fuera más que aquello que nunca pudo ser,
No fuera más que algo vedado y reprimido
De familia en familia, de mujer en mujer.

Dicen que en los solares de mi gente, medido
Estaba todo aquello que se debía hacer...
Dicen que silenciosas las mujeres han sido
De mi casa materna... Ah, bien pudiera ser...

A veces a mi madre apuntaron antojos
De liberarse, pero se le subió a los ojos
Una honda amargura, y en la sombra lloró.

Y todo eso mordiente, vencido, mutilado
Todo eso que se hallaba en su alma encerrado,
Pienso que sin quererlo lo he libertado yo

Este poema define lo que hubiese podido ser esta autora, quien se autodefine como alguien que pudiese describirse en uno de sus escritos. De no ser por muchas cosas que le han frenado a liberarse.

20. ¡Ah de la vida! (Francisco de Quevedo)

“¡Ah de la vida!”… ¿Nadie me responde?
¡Aquí de los antaños que he vivido!
La Fortuna mis tiempos ha mordido;
las Horas mi locura las esconde.
¡Que sin poder saber cómo ni a dónde
la salud y la edad se hayan huido!
Falta la vida, asiste lo vivido,
y no hay calamidad que no me ronde.
Ayer se fue; mañana no ha llegado;
hoy se está yendo sin parar un punto:
soy un fue, y un será, y un es cansado.
En el hoy y mañana y ayer, junto
pañales y mortaja, y he quedado
presentes sucesiones de difunto

El anterior escrito reflexiona sobre el vivir el aquí y el ahora, puesto que menciona que el ayer ya no existe y el mañana todavía no se hace presente. Así que más que un poema, puede ser tomado como un verdadero consejo.

21. Otro rumbo (Laura Victoria)

Amé constante a los que no me amaron
y les di la verdad cuando mintieron.
Mientras unos temblando me besaron
rogó mi beso a los que no quisieron.

Siempre busqué los que jamás me hallaron.
Mi voz llamó los que jamás me oyeron.
Y los que resignados me esperaron
nunca en mi copa de placer bebieron

Hoy una voz abscóndita reclama
mi voluptuoso corazón de llama,
que limpio ardió como la brasa al viento.

Allá me voy. Torciendo mi camino
avanzo al horizonte de platino,
desnuda hasta del propio pensamiento

Esta autora refleja muy bien lo que se debe hacer cuando las cosas no han sucedido como se quería. Simplemente tomar un rumbo diferente y continuar con la vida propia, a pesar de que pueda ser doloroso.

22. Al límite (Karmelo Iribarren)

Tienes veinte años,
tienes a la vida por el cuello
a tu merced;
pero no es suficiente,
quieres más.

Conozco esa sensación.
Y te deseo mucha suerte,
la vas a necesitar

Un pequeño poema que desea suerte a las personas jóvenes que piensan que tienen dominada la vida, y se empeñan por conseguir más de lo que tienen. Por lo cual, requieren de mucha sabiduría para poder comprender que no es así de fácil.

23. La vida me ha enseñado (Mahatma Gandhi)

La vida me ha enseñado:
Que la gente es amable, si yo soy amable.
Que las personas están tristes, si estoy triste.
Que todos me quieren, si yo los quiero.
Que todos son malos, si yo los odio.
Que hay caras sonrientes, si les sonrío.
Que hay caras amargas, si estoy amargado.
Que el mundo está feliz, si yo soy feliz.
Que las personas son agradecidas, si yo soy agradecido con ellos.

Unas breves lecciones de vida de este famoso pensador pacifista. Que también hace mención sobre la ley justa que tiene la vida para actuar, siendo toda una especie de intercambio equivalente transformado en un ciclo sin fin.

24. Sentencias y verdades sobre la vida (Anónimo)

La peor mentira es cuando te mientes a ti mismo.
Si te falta coraje para empezar, ya has terminado.
Una cosa que no puedes reciclar es el tiempo perdido.
Las ideas no funcionaran a menos que tu creas en ellas
Tu mente es como un paracaídas... funciona solo cuando lo abren...
Otro hermoso mensaje para reflexionar sobre las decisiones que hacemos en la vida diaria. Que invita al lector abra su mente para que pueda tener mejores ideas y ser más feliz. Puede ser tomado como un consejo de vida.

25. Como tú (León Felipe)

Así es mi vida,
piedra, como tú. Como tú,
piedra pequeña;
como tú,
piedra ligera;
como tú,
canto que ruedas
por las calzadas
y por las veredas
como tú,
guijarro humilde de las carreteras;
como tú,
que en días de tormenta
te hundes
en el cieno de la tierra
y luego
centelleas bajo los cascos
y bajo las ruedas;
como tú, que no has servido
para ser ni piedra
de una lonja,
ni piedra de una audiencia,
ni piedra de un palacio,
ni piedra de una iglesia;
como tú,
piedra aventurera;
como tú,
que tal vez estás hecha
sólo para una honda,
piedra pequeña
y ligera…
En este caso, el autor hace una pequeña definición de lo que él considera que es su vida. Pero también la compara con la del lector, haciendo ver que ambas no son tan diferentes como se puede pensar.

26. Vida (Alfonsina Storni)

Mis nervios están locos, en las venas
la sangre hierve, líquido de fuego
salta a mis labios donde finge luego
la alegría de todas las verbenas.
Tengo deseos de reír; las penas
que de donar a voluntad no alego,
hoy conmigo no juegan y yo juego
con la tristeza azul de que están llenas.
El mundo late; toda su armonía
la siento tan vibrante que hago mía
cuando escancio en su trova de hechicera.
Es que abrí la ventana hace un momento
y en las alas finísimas del viento
me ha traído su sol la primavera

Aquí la autora hace referencia a alguien que ha aparecido en su día a día, que, sin querer, le ha dado vida a su corazón. Por ello, emplea tantas metáforas para reconocer lo positivo que le es la presencia de ese alguien.

27. Para comprender el valor (Anónimo)

Para comprender el valor de una hermana, pregúntale a alguien que no tiene una.
Para comprender el valor de 10 años, pregúntale a una pareja recién divorciada.
Para comprender el valor de 4 años, pregúntale a un recién graduado.
Para comprender el valor de 1 año, pregúntale a un estudiante que fracasó en su examen final.
Para comprender el valor de 9 meses, pregúntale a una madre que acaba de dar a luz un niño
Para comprender el valor de 1 mes, pregúntale a una madre que acaba de dar a luz un bebé prematuro.
Para comprender el valor de 1 semana, pregúntale a un editor de un periódico semanal.
Para comprender el valor de 1 minuto, pregúntale a alguien que ha perdido el tren, el autobús o un avión.
Para comprender el valor de 1 segundo, pregúntale a alguien que haya sobrevivido un accidente. El tiempo no espera por nadie.
Atesora cada momento que tienes.
Lo apreciarías más si lo compartes con ese ser especial
Porque para comprender el valor de un amigo o un ser querido, solo basta con PERDERLO

En este caso, se pide reflexionar al lector sobre las cosas que tiene, poniéndose en los zapatos de aquellos que no tienen las virtudes y bendiciones que el sí posee. Además de otras cosas que podrán parecer pequeñas en la vida, pero que son un tesoro.

28. Rima LI (Gustavo Adolfo Bécquer)

De lo poco de vida que me resta
diera con gusto los mejores años,
por saber lo que a otros
de mí has hablado.
Y esta vida mortal, y de la eterna
lo que me toque, si me toca algo,
por saber lo que a solas
de mí has pensado

Una de las cosas que a muchos les gustaría saber antes de morir es sobre la perspectiva que han tenido los demás sobre él. Siendo un conocimiento interesante, pero que a veces es mejor no saberlo.

29. Lo que puede comprar el dinero (Anónimo)

El dinero puede comprar una casa, pero no un hogar.
El dinero puede comprar un reloj, pero no el tiempo.
El dinero puede comprar una cama, pero no el sueño.
El dinero puede comprar un libro, pero no el conocimiento.
El dinero puede pagar un médico, pero no la salud.
El dinero puede comprar una posición, pero no el respeto.
El dinero puede comprar la sangre, pero no la vida.
El dinero puede comprar sexo, pero no el amor.
Con dinero podemos comprar una cama, pero no un sueño.
Con dinero podemos comprar libros, pero no cultura.
Con dinero podemos comprar comida, pero no apetito.
Con dinero podemos comprar adornos, pero no la belleza.
Con dinero podemos comprar una casa, pero no un hogar.
Con dinero podemos comprar medicinas pero no salud.
Con dinero podemos comprar lujos pero no simpatía.
Con dinero podemos comprar diversiones, pero no felicidad.
Con dinero podemos comprar un crucifijo, pero no un Salvador.
Con dinero podemos comprar una iglesia, pero no el cielo.
Y recuerda que lo que el dinero no puede comprar, Dios nos lo da diariamente, sin cobrar!

Esta reflexión se hace en base a las verdaderas cosas que realmente valen la pena en la vida. Que no pueden ser compradas con dinero, sino preservadas y ganadas por las acciones que realizamos a diario.

30. Muere la vida y vivo yo in vida (Lope de Vega)

Muere la vida, y vivo yo sin vida,
ofendiendo la vida de mi muerte
sangre divina de las venas vierte,
y mi diamante su dureza olvida.
Está la majestad de Dios tendida
en una dura cruz, y yo de suerte
que soy de sus dolores el más fuerte,
y de su cuerpo la mayor herida.

¡Oh duro corazón de mármol frío!
¿tiene tu Dios abierto el lado izquierdo,
y no te vuelves un copioso río?
Morir por él será divino acuerdo,
más eres tú mi vida, Cristo mío,
y como no la tengo, no la pierdo
Este poema refleja como algunas personas parecen muertas en vida, ya que no disfrutan de nada de lo que tienen. Y que, para ellos, el morir sería una posibilidad de libertad más bien.
Desde diferentes perspectivas, se puede ver como algunos de estos poetas, la mayoría conocidos y otros anónimos, definen cómo ellos perciben lo que es la vida. Llena de cosas positivas y negativas, triunfos y a veces fracasos que se deben reflexionar.

Alberto Domínguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *