25 Mejores Poemas Cortos de la Historia (de distintos autores)

Algunas de las mentes más brillantes del mundo han sido poetas. Algunos de estos literatos han desarrollado una serie de versos tan conmovedores que hoy en día son hasta más vigentes que en la época cuando los escribiendo.

Además de poner a prueba la lectura e interpretación de muchos, pueden ser ideales para dedicar.

Grandes poemas cortos y su significado

A continuación te ofrecemos una selección de los 25 mejores poemas cortos de la historia, de distintos autores. Esperamos que los disfrutes.

1. Quien alumbra (Alejandra Pizarnik)

Cuando me miras
mis ojos son llaves,
el muro tiene secretos,
mi temor palabras, poemas.
Sólo tú haces de mi memoria,
una viajera fascinada,
un fuego incesante

  • Pizarnik fue una gran poeta nacida en Argentina. Su característico nombre es reconocido en el mundo de la poesía y filosofía latinoamericana. Y este poema es uno de los tantos escritos que ha realizado.

2. El desvío (Pablo Neruda)

Si tu pie se desvía de nuevo
será cortado.
Si tu mano te lleva a otro camino,
se caerá podrida.
Si me apartas de tu vida,
morirás aunque vivas.
Seguirás muerta o sombra,
andando sin mí por la tierra

  • Pablo Neruda es otro exponente de la poesía latinoamericana. Sus escritos son bien conocidos a lo largo del mundo. Como lo es el anterior, que habla sobre las consecuencias de apartarse de un amor.

3. A un general (Julio Cortázar)

Región de manos sucias de pinceles sin pelo
de niños boca abajo de cepillos de dientes.
Zona donde la rata se ennoblece
y hay banderas innúmeras y cantan himnos
y alguien te prende, hijo de puta,
una medalla sobre el pecho.
Y te pudres lo mismo

  • Siguiendo con los poetas latinos, Julio Cortázar escribe con muchas metáforas en sus poemas. Como se muestra en el anterior, pero también se destaca en los relatos cortos y ha inspirado la novela hispana.

4. Cada canción (Federico García Lorca)

Cada canción es un remanso del amor.
Cada lucero, un remanso del tiempo. Un nudo del tiempo.
Y cada suspiro un remanso del grito

  • En esta ocasión, García Lorca tal vez no sea tan conocido como los anteriores, por lo menos fuera de las fronteras españolas. Pero no evita que el romanticismo en sus palabras no haga destacar su bella y expresiva poesía.

5. Aquí (Octavio Paz)

Mis pasos en esta calle
Resuenan
En otra calle
Donde
Oigo mis pasos
Pasar en esta calle
Donde
Sólo es real la niebla

  • En este caso, el autor habla sobre sus pasar por la vida de una forma reflexiva, además de breve. Verso tal que ha influenciado la literatura hispanoamericana desde el siglo pasado. Siendo un exponente de la poesía.

6. Síndrome (Mario Benedetti)

Todavía tengo casi todos mis dientes
casi todos mis cabellos y poquísimas canas
puedo hacer y deshacer el amor
trepar una escalera de dos en dos
y correr cuarenta metros detrás del ómnibus
o sea que no debería sentirme viejo
pero el grave problema es que antes
no me fijaba en estos detalles

  • Benedetti es uno de los escritores hispanohablantes más reconocidos en la actualidad. Todos se han enamorado de algún escrito o verso corto de este autor, y este poema no podría ser la excepción.

7. Deletreos de armonía (Antonio Machado)

Deletreos de armonía
que ensaya inexperta mano.
Hastío. Cacofonía
del sempiterno piano
que yo de niño escuchaba
soñando... no sé con qué,
con algo que no llegaba,
todo lo que ya se fue

  • Los escritos de este autor dejan mucho para reflexionar. Primero hace referencia a armonías luego de una espera infantil de algo que no se concretaba, porque ya había sido. Muy interesante para un verdadero lector.

8. Despedida (Alejandra Pizarnik)

Mata su luz un fuego abandonado.
Sube su canto un pájaro enamorado.
Tantas criaturas ávidas en mi silencio
y esta pequeña lluvia que me acompaña

  • Una vez más, nos encontramos a Alejandra Pizarnik, la argentina de ascendencia rusa que escribe con tanta pasión y melancolía, como en este texto que relata una situación trágica de despedida.

9. Rima LX (Gustavo Adolfo Bécquer)

Mi vida es un erial,
flor que toco se deshoja;
que en mi camino fatal
alguien va sembrando el mal
para que yo lo recoja

  • Este autor de ascendencia española se especializaba en poesía romántica, como se puede ver en sus cortos versos rimados. Que se volvieron muy importantes en los acompañamientos musicales hace dos siglos atrás.

10. Amor eterno (Gustavo Adolfo Bécquer)

Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la tierra como un débil cristal.
¡Todo sucederá!
Podrá la muerte cubrirme con su fúnebre crespón;
pero jamás en mí podrá apagarse la llama de tu amor

  • Continuando con el autor anterior, puede notarse claramente el romanticismo por el cual se expresa Bécquer. Relata sobre un amor tan poderoso que puede superar toda contrariedad, hasta la eterna muerte.

11. Amo, amas… (Rubén Darío)

Amar, amar, amar, amar siempre, con todo
el ser y con la tierra y con el cielo,
con lo claro del sol y lo oscuro del lodo:
amar por toda ciencia y amar por todo anhelo.
Y cuando la montaña de la vida
nos sea dura y larga y alta y llena de abismos,
amar la inmensidad que es de amor encendida
¡y arder en la fusión de nuestros pechos mismos!

  • Un autor más que hace referencia al amor como una fuerza muy poderosa. Siendo la acción de amar tan inmensa que supera cualquier calamidad, pero que solo se obtiene de la fusión sentimental de dos personas.

12. El enamorado (Jorge Luis Borges)

Lunas, marfiles, instrumentos, rosas,
lámparas y la línea de Durero,
las nueve cifras y el cambiante cero,
debo fingir que existen esas cosas.
Debo fingir que en el pasado fueron
Persépolis y Roma y que una arena
sutil midió la suerte de la almena
que los siglos de hierro deshicieron.
Debo fingir las armas y la pira
de la epopeya y los pesados mares
que roen de la tierra los pilares.
Debo fingir que hay otros. Es mentira.
Sólo tú eres. Tú, mi desventura
y mi ventura, inagotable y pura

  • Borges es otro autor reconocido de los versos cortos, quien hace uso importante de la rima para caracterizar sus bellos escritos. Los cuales en un contexto romántico, se pueden dedicar fácilmente.

13. Amor (Salvador Novo)

Amar es este tímido silencio
cerca de ti, sin que lo sepas,
y recordar tu voz cuando te marchas
y sentir el calor de tu saludo.
Amar es aguardarte
como si fueras parte del ocaso,
ni antes ni después, para que estemos solos
entre los juegos y los cuentos
sobre la tierra seca.
Amar es percibir, cuando te ausentas,
tu perfume en el aire que respiro,
y contemplar la estrella en que te alejas
cuando cierro la puerta de la noche.

  • Salvador Novo señala en su verso una definición propia y poética del amor. Principalmente caracterizando a la persona amada. Un poema perfecto para dedicar y analizar en contextos diferentes.

14. Tu nombre (Jaime Sabines)

Trato de escribir en la oscuridad tu nombre.
Trato de escribir que te amo.
Trato de decir a oscuras todo esto.
No quiero que nadie se entere,
que nadie me mire a las tres de la mañana
paseando de un lado a otro de la estancia,
loco, lleno de ti, enamorado.
Iluminado, ciego, lleno de ti, derramándose.
Digo tu nombre con todo el silencio de la noche,
lo grita mi corazón amordazado.
Repito tu nombre, vuelvo a decirlo,
lo digo incansablemente,
y estoy seguro que habrá de amanecer

  • Más poemas románticos dedicados a una persona muy anhelada. En este caso, Sabines nos ofrece un verso muy apasionado sobre el sufrimiento y la gloria de amar a alguien con locura.

15. América, no invoco tu nombre en vano (Pablo Neruda)

AMÉRICA,
no invoco tu nombre en vano.
Cuando sujeto al corazón la espada,
cuando aguanto en el alma la gotera,
cuando por las ventanas
un nuevo día tuyo me penetra,
soy y estoy en la luz que me produce,
vivo en la sombra que me determina,
duermo y despierto en tu esencial aurora:
dulce como las uvas, y terrible,
conductor del azúcar y el castigo,
empapado en esperma de tu especie,
amamantado en sangre de tu herencia

  • Continuando con otro poema corto de Neruda, quien hace una especie de oda excelentemente expresada sobre el continente americano. Puede notarse la pasión y el dolor que siente el autor al manifestarse.

16. Crisis (Francisco Gálvez)

Tu voz parece de otro tiempo,
ya no tiene aquel tono cálido
de antes, ni la complicidad
de siempre, sólo son palabras
y su afecto es ahora discreto:
en tus mensajes ya no hay mensaje

  • Un poema diferente y mucho más corto. Aparentemente habla sobre la voz de una persona, pero analizando el texto se puede notar que se relata sobre una persona que se ha vuelto frívola e indiferente.

17. Menos tu vientre (Miguel Hernández)

Menos tu vientre,
todo es confuso.
Menos tu vientre,
todo es futuro
fugaz, pasado
baldío, turbio.

  • El poeta español Miguel Hernández habla así sobre un amor que le proporciona seguridad y certidumbre.

18. Al oído de una muchacha (Federico García Lorca)

No quise.
No quise decirte nada.
Vi en tus ojos
dos arbolitos locos.
De brisa, de risa y de oro.
Se meneaban.
No quise.
No quise decirte nada

  • Este poema corto podría interpretarse como un amor frustrado del autor, al señalar cómo el yo lírico no deseó expresarse al objeto de su devoción como señala Federico García Lorca.

19. Contigo (Luis Cernuda)

¿Mi tierra?
Mi tierra eres tú.
¿Mi gente?
Mi gente eres tú.
El destierro y la muerte
para mi están adonde
no estés tú.
¿Y mi vida?
Dime, mi vida,
¿qué es, si no eres tú?

  • Este poeta fue un español que revolucionó en cierto sentido a la poesía con su obra máxima La realidad y el Deseo. En el cual señala muchas dicotomías en cómo su mundo pasional difiere con el mundo de la realidad.

20. Deseo (Luis Cernuda)

Por el campo tranquilo de septiembre,
del álamo amarillo alguna hoja,
como una estrella rota,
girando al suelo viene.
Si así el alma inconsciente,
Señor de las estrellas y las hojas,
fuese, encendida sombra,
de la vida a la muerte

  • Siguiendo con el autor anterior. Esta vez relata sobre el deseo de permanecer en un lugar tranquilo. Haciendo referencia al desagrado que tiene el autor con respecto a la realidad en la cual vive.

21. Amor constante más allá de la muerte (Francisco de Quevedo)

Cerrar podrá mis ojos la postrera
Sombra que me llevare el blanco día,
Y podrá desatar esta alma mía
Hora, a su afán ansioso lisonjera;

Mas no de esotra parte en la ribera
Dejará la memoria, en donde ardía:
Nadar sabe mi llama el agua fría,
Y perder el respeto a ley severa.

Alma, a quien todo un Dios prisión ha sido,
Venas, que humor a tanto fuego han dado,
Médulas, que han gloriosamente ardido,

Su cuerpo dejará, no su cuidado;
Serán ceniza, mas tendrá sentido;
Polvo serán, mas polvo enamorado

  • Más versos en rima que hablan sobre experiencias en el amor. Pero esta vez se podría interpretar como un amor que se ha ido del plano terrenal, que se ha vuelto polvo y que ahora solo reside en la memoria del autor.

22. Como si cada beso (Fernando Pessoa)

Como si cada beso
Fuera de despedida,
Cloé mía, besémonos, amando.
Tal vez ya nos toque
En el hombro la mano que llama
A la barca que no viene sino vacía;
Y que en el mismo haz
Ata lo que fuimos mutuamente
Y la ajena suma universal de la vida

  • Esta vez, este autor tiene un receptor específico para este poema romántico. Lo que no evita que sea un exponente de la literatura, ideal para dedicarla en texto o de forma oral a una persona muy amada.

23. ¿Deseas que te amen? (Edgar Allan Poe)

¿Deseas que te amen? No pierdas, pues,
el rumbo de tu corazón.
Sólo aquello que eres has de ser
y aquello que no eres, no.
Así, en el mundo, tu modo sutil,
tu gracia, tu bellísimo ser,
serán objeto de elogio sin fin
y el amor… un sencillo deber

  • Edgar Allan Poe es un autor británico que revolucionó la escritura en su momento. Es muy raro encontrar a alguien que no haya escuchado sobre sus libros, cuentos, relatos cortos y, en este caso, sobre sus poemas.

24. Me tienes (Ángela Figuera Aymerich)

Me tienes y soy tuya. Tan cerca uno del otro
como la carne de los huesos.
Tan cerca uno del otro
y, a menudo, ¡tan lejos!…

Tú me dices a veces que me encuentras cerrada,
como de piedra dura, como envuelta en secretos,
impasible, remota… Y tú quisieras tuya
la llave del misterio…

Si no la tiene nadie… No hay llave. Ni yo misma,
¡ni yo misma la tengo!

  • Otra de las poetas femeninas que se han mencionado. De igual forma se destaca su escritura romántica, en este caso se le dedica a un ser amado toda la devoción que se le tiene. Dedicando la llave de su propio ser.

25. El amor (Francisco Hernández)

El amor, rodeado casi siempre por un antojo
de olvido, avanza resuelto hacia las trampas
creadas para cazar osos con piel de leopardo
y serpientes con plumas de cóndor.

Y el amor sobrevive a las heridas y ruge,
voladora, la envidia de los venenosos

Para finalizar, este poeta mexicano se caracteriza por sus poemas breves como el anterior señalado y por el llamado retrato poético. Quien retoma el tema de la descripción artística del amor según su propio criterio literario.

  • Los anteriores han sido unos pocos poemas cortos, pero se consideran como representativos en sus respectivos movimientos literarios. Algunos románticos y fantasiosos, mientras que otros son más realistas y crudos. Sin importar qué, cada uno de ellos tiene su propia, especial y distinguida belleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *